La blefaroplastia es un procedimiento por el cual se extrae la grasa o exceso de piel de los párpados superiores e inferiores.  Consiste en una técnica que puede ayudarnos a mejorar la expresión de nuestra mirada.

El hecho de que la sonrisa pueda transmitirse en los ojos depende en muchas ocasiones de que nuestros párpados superiores no se encuentren caídos o no existan bolsas en los inferiores. Estos aspectos suelen interferir en la apariencia de la personas dotándoles de aspecto cansado o triste e incluso en algunas ocasiones puede interferir en su salud porque crean dificultades en la visión.

La intervención está recomendada para todas las personas que buscan una mejoría y su estado de salud sea bueno. No existe una edad determinada para someterse a ella. Personas jóvenes pueden tener tendencia a los párpados caídos por una cuestión genética.

Lo importante es conocer que existen algunas condiciones médicas que desaconsejan esta operación.  Alteraciones en la tiroides, la falta de lágrimas, la presión arterial elevada, las enfermedades cardiovasculares o la diabetes son problemas que se deben tener en cuenta. En este sentido no dejamós nada al azar por ello en el instituto médico Gonzalez Fontana le realizaremos un estudio de sus párpados y de su estado de salud.

Existen una serie de recomendaciones antes de la intervención. La zona debe de lavarse con antiséptico al menos un día antes de la operación. No se deben tomar medicinas ni antiinflamatorios la semana de antes y se desaconseja fumar en los días previos.

La intervención consiste en la realización de incisiones ocultas en pliegues. Con estas incisiones debe de eliminarse el exceso de piel y grasa. Lo más normal es que la duración del procedimiento sea de entre una hora y tres según la complejidad del caso y se utiliza anestesia local y sedación.

Después de la cirugía existen una serie de cuidados especiales que deben seguir los pacientes para facilitar la recuperación. Aplicar compresas frías en la zona operada, pomada y colirios en los ojos para lubricarlos son algunas de las medidas que deben cuidarse.

Es posible que los primeros días aumente la sensibilidad a la luz y cambios en la agudeza visual. La mayoría de los pacientes recuperan la actividad visual normal en dos o tres días y el edema y la hinchazón puede desparecer en una semana o diez días. Lo más normal es guardar un reposo relativo en los primeros 3 o 5 días y evitar las actividades fuertes en al menos tres semanas.

La recuperación es muy rápida una vez retirados los puntos a los 7 días usted puede haces vida norma , permaneciendo la inflamación unas semanas.