Después de la época estival, los cambios de temperatura y la vuelta a la rutina hacen que nuestra piel sufra, este más deshidratada y tal vez, con alguna que otra mancha. Es por ello, que cuando llegamos al final del verano es el mejor momento para empezar a plantearnos los cuidados de la puesta a punto.

La recuperación de la piel tras el verano se basa en una buena exfoliación y posterior rehidratación. El sol y el aire libre constituyen agentes agresores para la piel.

Con la llegada del otoño es un momento para reparar estas agresiones y devolverle a la piel su frescura. El principal daño durante la época estival es la deshidratación. Está pérdida de agua ocasiona una piel menos lustrosa, reseca y rugosa. El aire acondicionado también es un factor a tener en cuenta, ya que el cambio repentino de temperatura y la sequedad propia de estos sistemas de refrigeración fomentan una mayor deshidratación.

Es indispensable proceder a una hidratación reforzada para recuperar la piel de los daños ocasionados por el verano: beber 2 litros de agua al día aproximadamente y aplicar mascarillas o cremas humectantes para evitar la evaporación del agua existente en la piel.

Una solución al fotoenvejecimiento, caracterizado porla aparición prematura de lesiones en la piel como arrugas, sequedad o flacidez normalmente cuando no se toman precauciones ante la exposición solar, son los tratamientos de rejuvenecimiento facial que realizamos en el Instituto González-Fontana. El tratamiento de rejuvenecimiento está basado en diversas técnicas médico estéticas personalizadas como el peeling, mesoterapia facial, electro frecuencia y dermocosmética y potenciado con  una buena alimentación, rica en betacarotenos, presentes en las calabazas, las zanahorias, el tomate o las espinacas.

Los antioxidantes de los alimentos, como la vitamina C y la E, también son fundamentales para la recuperación de la piel y los podemos obtener nuevamente teniendo una dieta rica en carnes, pescados o frutas y obteniendo como resultado una piel con un  aspecto radiante y luminoso.

Durante la primera visita a nuestra consulta en Valencia o Castellón, el Dr. González-Fontana,  tras repasar la historia clínica, le realizará un planning de actuación con la combinación terapéutica más adecuada para su tipo de piel y grado de envejecimiento con un seguimiento de la evolución de todo el proceso, de esta forma podrás tener el mejor resultado.  Solicita una cita previa y te facilitaremos toda la información sobre los posibles tratamientos de rejuvenecimiento facial sin cirugía, para conseguir una piel brillante y juvenil.