La reducción de mama es la intervención que se lleva a cabo para reducir el tamaño de un pecho excesivamente grande. Con ella se logra mejorar y hacer más cómoda la vida diaria, al reducir las molestias causadas por el peso de la mama – principalmente en los hombros, la nuca y la espalda- y mejorar el aspecto estilizando la figura femenina.

Una de las preocupaciones de las pacientes que se someten a un intervención de reducción de mama son las cicatrices. Hoy en día la cirugía nos permite satisfacer esta necesidad reduciendo la cicatriz y obteniendo un buen resultado estético.

La técnica de reducción de mama con cicatriz vertical ha supuesto un importante avance en la cirugía plástica mamaria, tanto por sus buenos resultados estéticos, como por la duración de los mismos. El hecho de poder eliminar o reducir al máximo la cicatriz en el surco, supone una mejoría estética para la paciente, al mismo tiempo que la funcionalidad de la mama queda más preservada respecto de otras técnicas más anticuadas.

Personalmente, desde la primera vez en 1998 que practique una intervención de reducción de mama con esta técnica, fue un cambio en la dirección a seguir de la cirugía mamaria, realizando modificaciones a lo largo de la experiencia adquirida.

Las modificaciones, que con nuestra práctica diaria hemos ido aplicando, han permitido mejorar la técnica y así eliminar por completo la cicatriz en el surco, pudiendo conseguir una mama más armónica con las mínimas cicatrices posibles.

En general, concluiría con la idea de que es una técnica, que realizada correctamente, resulta muy segura con resultados satisfactorios, tanto para el cirujano como para nuestras pacientes en todo tipo de pechos.

¿Qué se busca con esta técnica?

  1. Simetría, seguridad y estabilidad en los resultados.
  2. Reducir la cicatriz, simplemente areola y vertical sin cruzar el pliegue submamario.
  3. Mantener una buena estética, sensibilidad y funcionalidad del complejo areola-pezón.
  4. Qué la técnica se adapte a todos los tamaños y formas del pecho.

Una de las preocupaciones de las pacientes que se someten a una intervención de reduccion de mama son las cicatrices. La técnica de reducción de mama con cicatriz vertical ha supuesto un importante avance en la cirugía plástica, que nos permite satisfacer esta necesidad, eliminando la cicatriz en el surco, obteniendo un buen resultado estético y duradero en el tiempo.