Hay días en los que nos sentimos hinchadas, que la ropa nos aprieta un poco más y que de forma inexplicable pesamos 2 o 3 kilos de más aun habiéndonos machacado en el gimnasio. No, no hemos engordado, la culpa la tiene la retención de líquidos.

Las piernas son la parte del cuerpo que más acusa esta retención de líquidos, pero los tobillos, las piernas hinchadas, el abdomen abultados, sensación de pesadez… también son signos de retención de líquidos.

Nadie se libra de sufrir retención de líquidos. Incluso celebridades como Kim Kardashian, Juana Acosta o Scarlett Johannson también la sufren. Los meses de verano son propicios para que el cuerpo retenga líquidos, pero puede suceder en cualquier época del año.

¿Qué es la retención de líquidos?

Se trata de un desequilibrio en los líquidos de nuestro cuerpo ya que los vasos sanguíneos depositan demasiada cantidad de líquido en los tejidos corporales o también, a que no se elimina el líquido acumulado de manera normal. Si nuestro organismo detecta un nivel bajo de líquidos, ya sea porque hemos ingerido poco o hemos abusado de la sal, crea un sistema de alerta y evita la salida de los líquidos para retenerlo y recuperar el equilibrio.

¡Stop a la  retención de líquidos!

Conoce los alimentos y bebidas que puedes o no consumir, así como ejercicios y tratamientos para combatir la retención de líquidos y decirle adiós:

  • Agua: Es el remedio más básico de todos, pero el más certero: beber mucha agua. Aunque parece contraproducente, la eliminación de líquidos se consigue bebiendo mucho líquido. Beber unos 2 litros de agua al día te ayudará a depurar el organismo.
  • Té verde: Aumenta el gasto metabólico y además, activa la combustión de las grasas impidiendo su acumulación en el hígado y las paredes de los vasos sanguíneos.
  • Omega 3: Este ácido graso esencial presente en el salmón y en las sardinas funciona como activador de los genes que intervienen en la oxidación lipídica y la termogénesis.
  • Evita la sal: Es una de las bestias negras de la retención de líquidos. Tomar más sodio del que el organismo necesita retiene agua. Debemos evitar las comidas preparadas o los productos conservados en salazón, en los que la sal se encuentra en altas concentraciones.
  • Alimentos que si: Los alimentos ideales para incluir en nuestra dieta “anti-retención” son la piña, por sus propiedades antiinflamatorias, diuréticas, anticelulíticas; la remolacha, la sandía o los espárragos, así como tomar suficientes proteínas.
  • Ducha fría: El método anticelulítico por excelencia es una ducha fría todas las mañanas para tonificar la piel y mejorar la circulación sanguínea.
  • Ejercicio: No todo es nutrición. El deporte también juega un papel importante a la hora de combatir la retención de líquidos ya que el sedentarismo es uno de sus mayores causantes. ¿Qué tipo de ejercicios son los más indicados? Es conveniente realizar deportes tipo cardio o musculación.

 Tratamientos de estética para combatir la retención de líquidos

  •  Presoterapia: Es un método que facilita la eliminación de líquidos y grasas al activar el sistema de drenaje linfático. Consiste en colocar en brazos, abdomen y piernas unas botas o bolsas que se hinchan y descinchan ejerciendo presión progresiva.
  • Mesoterapia: Consiste en la aplicación de pequeñas infiltraciones para el tratamiento de la grasa localizada ya que estimula el metabolismo y reduce la celulitis.
  • LPG: Es un masaje activo en las piernas para movilizar y deshacer la grasa, reduciendo el volumen y la celulitis. Sus resultados sin visibles desde la segunda semana.