Se acabó aquel dicho que rezaba “el hombre como el oso cuanto más feo más hermoso”. Asistimos a una época en la que destaca la importancia de la belleza  y los hombres no se quedan atrás en cuanto a cirugía estética.

Según la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE), el número de intervenciones de cirugía estética solicitadas por hombres ha subido en los últimos años ha crecido hasta el 12,2%. Los varones entre los 30 y los 44 años son los que más se preocupan por su aspecto físico y le rinden mayor culto al cuerpo.

Aunque la mayoría de los tratamientos que se realizan resultan idénticos para hombres y mujeres hay algunos que son exclusivos para ellos o bien que requieren de distintas técnicas en función del sexo del paciente.

Te comentamos los más populares:

Alrededor del 60% de las operaciones a la que los hombres se someten tienen que ver con la armonía y la belleza facial.

Rinoplastia: En la operación de la nariz los motivos no siempre son estéticos, en ocasiones se puede requerir la intervención por problemas de salud, traumatismos, golpes u obstrucciones. Se puede incluso recomendar para eliminar la tendencia a los ronquidos y mejorar la calidad del sueño del paciente.

Blefaroplastia: es la intervención que permite eliminar el exceso de piel y grasa en las zonas de los párpados o por debajo de los ojos. De esta manera se pueden eliminar bolsas o párpados caídos que dan un aspecto, triste, cansado o envejecido al rostro.

Doble mentón o papada, de normal esta anomalía puede estar relacionada con la obesidad del paciente. Pero a veces los cambios de peso no alteran esta acumulación de grasa y se precisa la operación.

Otoplastia: Es la cirugía de las orejas. Normalmente los hombres no llevan el pelo largo por lo que algunos defectos en estas zonas son difíciles de disimular.

En cuanto a las operaciones que se realizan como consecuencia de querer poseer un cuerpo más estilizado o conforme a los cánones de belleza encontramos las siguientes:

Liposucción: las dietas y el deporte no bastan para acabar con la grasa que sobra en el abdomen y en sus flancos (o más popularmente conocidos como (a.k.a)barriga cervecera y flotador). En 2013, 1657 hombres pasaron por una liposucción, un dato significativo aunque todavía alejado de las 10.128 solicitadas por mujeres.

Prótesis de gemelos: Es una operación destinada a dotar de más volumen la zona de las pantorrillas. Tener unos gemelos delgados no parece ser un aliciente sino un estorbo para los hombres.

Aumento de pectorales: en la línea de aumentar, los hombres quieren tener unos pectorales más firmes, para ellos solicitan implantes de pectorales.

Ginecomastia: la ginecomastia es la acción inversa. Algunos hombres poseen un crecimiento anómalo de una o las dos mamas. Esta rareza puede aparecer en la adolescencia y desaparecer una vez superada la pubertad. Sin embargo cuando esto no ocurre, se recomienda la intervención para no tener un aspecto afeminado de los pectorales masculinos.

Gluteoplastia: Los implantes en el trasero también se han convertido en una cirugía popular entre los varones.