Cada vez es más precisa la recuperación de una zona del cuerpo especifica. La cirugía plástica tiene los mecanismos adecuados para lograr ese propósito. Además, cada día sus profesionales desarrollan técnicas más sencillas y que entregan resultados maravillosos. Una de ellas y quizás una de las más reconocida actualmente es el llamado Lipofilling o también conocida como Lipotransferencia.

El lipofilling o la lipotransferencia, una técnica relativamente joven, en colocación de grasa propia, tomada de una zona del cuerpo a otra, para el remodelado corporal. La grasa extraída servirá para aumentar el volumen de los glúteos o el pecho y hasta para mejorar las cicatrices.

Una persona con cartucheras o con los temidos michelines, son las candidatas perfectas para una realizarse esta nueva técnica. Es decir, es un tratamiento 2×1 ya que mientras obtienes el beneficio de una liposucción, aumentas talla de pecho.

 Lipofilling y las células madre

La grasa que es extraída del cuerpo es una fuente de células regenerativas. En lugar de realizar intervenciones estéticas con materiales de relleno, la grasa extraída puede ser modificada para obtener células madre y así conseguir resultados mucho más naturales y permanentes.

Un gran avance en la medicina y la cirugía

Este procedimiento es de vital importancia tanto para la parte estética como para la parte reconstructiva, ya que trae muchos beneficios para ambas.

  • El lipofilling en la estética

Es una alternativa novedosa para todas aquellas personas que quieran mejorar y rejuvenecer su rostro. Con el paso de los años el rostro va perdiendo volumen, pero a través de la grasa es posible recuperarlo, convirtiéndose en una alternativa al ácido hialurónico.

El tamaño del pecho y el moldeamiento de los de los glúteos pueden tratarse con este método. Además, la lipotransferencia mejorará el aspecto de la piel con celulitis y algunas cicatrices. La grasa extraída de nuestro propio cuerpo es bien aceptada nuestro organismo, por lo que no se producen alergias ni intolerancias.

  • El lipofilling, una opción en la cirugía reparadora

La lipotransferencia aporta más rapidez, tanto en el desarrollo de la intervención quirúrgica como en el postoperatorio. Pueden utilizarse también en la reconstrucción del pecho tras un cáncer para mejorar las cicatrices o heridas de la piel.

Si estás pensando en someterse a un lipofilling, es importante que tengas en cuenta que es un procedimiento muy sencillo y rápido que no necesita muchos cuidados, salvo unas mínimas precauciones. En cuanto a la exposición solar, se debe evitar en los primeros días, utilizando protección solar alta.

En el Instituto Médico González-Fontana realizamos un estudio minucioso de tu cuerpo para poder extraer la grasa mediante la liposucción 3D, que permite extraer la grasa de las zonas localizadas que más te molesten o que no puedas eliminar con ejercicio y dieta; así como remodelar tu figura introduciendo la grasa extraída y depurada en las zonas de tu forma que quieras moldear.