La moda y la belleza son parámetros que vienen cambiando con el paso de los años. Este año la cirugía plástica y estética sigue en auge.

Las tendencias en este campo van encaminadas hacia un avance en la tecnología utilizada en los procedimientos, para acortar el tiempo de recuperación del paciente, tras una intervención.

La beflaroplastia, el aumento, la reducción y el levantamiento de pecho, abdominoplastia junto a la reducción de grasa sin cirugía, son las intervenciones estrellas del año en curso.

Una tendencia clara para este año, sin lugar a dudas, es el auge de los procedimientos menos invasivos. Cobrarán especial protagonismo los tratamientos anti edad y aquellos que consiguen tratar la piel dando mayor luminosidad, hidratación y nutrición a la cara. Este tipo de procedimientos se verán en aumento gracias a su limitado tiempo de recuperación y la mejora de las técnicas empleadas.

Aumento del número de hombres que se somete a una cirugía de estética

Según estudios realizados por la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE), las intervenciones estéticas en hombres han aumentado en un 30% respecto a 2015. La liposucción es la intervención más demandada por ellos, seguida de la beflaroplastia, la rinoplastia, la ginecomastia y la otoplastia.

Los tratamientos faciales más solicitados por el género masculino son el Botox, para difuminar las arrugas de la frente y las “patas de gallo”, y el ácido hialurónico para rejuvenecer la cara.